Si aún no eres cliente,
llámanos GRATIS

900 100 604 900 100 281

o te llamamos AHORA

o te llamamos nosotros

Planifica tus vacaciones

07 julio 2015

De cara al periodo estival en el cual nos encontramos, es recomendable conocer cuáles son nuestros derechos como consumidores con el fin de saber cómo actuar en cada situación que se nos plantee.

En este sentido, es interesante diferenciar entre el antes, el durante y el después:

  • Antes de consumir, debemos saber que cuestiones como la publicidad, la oferta, el presupuesto y el precio constituyen los pilares básicos que van a decantar nuestras preferencias a la hora de consumir, a la hora de comprar y a la hora de contratar.
  • Mientras se consume debemos tener muy presente el contrato o las condiciones de contratación como marco regulatorio o “reglas del juego” entre las partes a fin de exigir nuestros derechos o cumplir con nuestras obligaciones; en segundo lugar las facturas o tickets como elementos esenciales para el caso de tener la necesidad que reclamar y, por último, el régimen de garantías asociados al producto o servicio contratado.
  • Y, por último, después de consumir, no perder de vista la prestación de los servicios postventa, la atención a los defectos o vicios ocultos y, por último, conocer los mecanismos de reclamación a través de los organismos oficiales como Oficinas Municipales de Información al Consumidor y Juntas Arbitrales de Consumo.

Si para disfrutar de esas ansiadas vacaciones se ha optado por el avión como método de transporte y se quiere viajar con la mascota, debemos tener en cuenta que cada compañía aérea establece sus propias condiciones de transporte. En bodega o en cabina dependiendo del tamaño y peso del animal y siempre previa autorización del Centro de Reservas de la aerolínea. Por ello, antes de contratar el vuelo, es muy importante que se informe pormenorizadamente de estas condiciones para evitar imprevistos desagradables a la hora de coger el avión que nos lleva a nuestro destino vacaciones.

Si, la opción elegida es el vehículo particular, es conveniente realizar una revisión previa del vehículo para intentar reducir al máximo los imprevistos que puedan surgir una vez nos pongamos en carretera.

Tanto una inspección rutinaria por nuestra parte en cuanto a los niveles y líquidos de nuestro vehículo o, en su caso, una actuación más profesional a cargo de los talleres especializados nos servirá para evitar desagradables sorpresas que pueden llegar a arruinar nuestra vacaciones.

Además, debemos recordar que cualquier actuación de reparación o mantenimiento por parte de los talleres especializados tiene una garantía mínima legal de 3 meses o 2.000 kilómetros, lo que antes ocurra.

Gerardo Ruiz

Abogado de Legálitas

¿Puedo pedir agua gratis en un restaurante? En Navarra, Baleares y Castilla y León, siempre

  El agua es considerada un alimento por el Parlamento Europeo, existiendo un acuerdo ...

Compras de Navidad: ¿qué se puede devolver y qué no en un supermercado?

Cuando empieza la época de fiestas navideñas, los supermercados se abarrotan de ...

La falta de stock, el problema más común en Black Friday, según las consultas a Legálitas

En la campaña anterior, según pudieron comprobar los abogados de ...

Cena de empresa: ¿Me pueden despedir por mi comportamiento?

Las cenas de empresa, especialmente las que transcurren durante la época de Navidad, son una ...

Estas son las sanciones por abandonar un animal en España

#Contenido actualizado 5 diciembre 2019. Publicado 14 marzo 2016.  Nos acompañan tanto ...

Compartir un décimo de lotería: ¿cuáles son los riesgos?

Compartir por WhatsApp no será siempre la forma más segura para hacerlo. ...