Area privada

Clientes 91 837 38 14 91 837 38 14

¿Aún no eres cliente?

Llámanos 91 151 37 11 91 558 98 48

Derechos y obligaciones de los miembros de una mesa electoral

01 diciembre 2015

Como viene siendo habitual, los primeros días tras la convocatoria de elecciones generales vienen caracterizados por la designación de los miembros de la Mesa Electoral que han de dirigir el desarrollo de la jornada electoral.

Es de significar que los cargos de la Mesa Electoral son obligatorios (artículo 27 LOREG), esto es, es de obligado cumplimiento para las personas designadas tanto como Presidente como Vocales, hasta el punto de que es considerado delito electoral el dejar de concurrir o desempeñar sus funciones, con penas previstas de tres meses a un año de prisión (artículo 143 LOREG).

Los Ayuntamientos son los responsables de designar, y notificar, bajo la supervisión de la Junta Electoral de Zona, los cargos de Presidente y Vocales de cada Mesa (artículo 26 LOREG). Se designan cargos titulares y suplentes, entre personas menores de 70 años que sepan leer y escribir, debiendo ostentar el designado Presidente, al menos, el título de Bachiller o FP II, de tal modo que, para cada Mesa Electoral, serán designados un Presidente titular y uno suplente, dos vocales titulares, y dos suplentes.

Es muy importante tener en cuenta que el día de la jornada electoral, a las 8:00 de la mañana, han de comparecer obligatoriamente a la constitución de la Mesa todos los designados, titulares y suplentes (artículo 80 LOREG), de tal manera que ante la ausencia de un titular, pueda ser suplido por su correspondiente suplente, y de este modo quedar válidamente constituida la Mesa Electoral. Los electos que, una vez constituida la Mesa, no formen parte de la misma, quedan definitivamente liberados de cualquier obligación.

Como se ha indicado, el de Presidente y el de los Vocales son cargos públicos y de obligado cumplimiento. Por lo tanto, la regla general es que hay que asumir el ejercicio del cargo para el que ha sido designado. Sin embargo, a modo de excepción, la normativa prevé una serie de supuestos cuya concurrencia determina que no exista obligación de desempeñar el cargo. En todo caso, se tratan de causas tasadas, de interpretación restrictiva y, lo más importante, sometidas a alegación y justificación por parte del designado; es decir, no operan automáticamente, sino que la persona  designada que quiera hacer valer la causa de renuncia o exclusión, ha de comunicarlo a la Junta Electoral de Zona competente.

Posibles supuestos de renuncia:

En primer lugar, se establece un supuesto de renuncia para mayores de 65 años. En este caso, el designado mayor de dicha edad podrá renunciar en el plazo de siete días naturales al cargo, ante la Junta Electoral de Zona (artículo 26.2 LOREG).

Junto con el supuesto de renuncia señalado en el párrafo anterior, la normativa contempla la posibilidad de formular excusa, es decir, alegar ante la Junta Electoral de Zona, y acreditarla, cualquier circunstancia que impida ejercer el cargo de miembro de la Mesa. Se dispone de siete días naturales para presentar la excusa, debidamente razonada.

El detalle de las causas se regula en una Instrucción de la Junta electoral Central de 28 de abril de 2011 (Instrucción número 6/2011), y tiene que ver fundamentalmente con situaciones personales o familiares que impiden ejercer el cargo la jornada electoral:

  • padecimiento de enfermedades
  • estar en situación de incapacidad permanente total o absoluta,
  • estar inmerso en proceso de incapacidad temporal,
  • tener al cuidado menores de ocho años,
  • situaciones que tienen que ver con la lactancia,
  • participar de modo activo en algún trabajo o responsabilidad el día de la jornada electoral y con ocasión de ésta, etcétera.

En todo caso, será la Junta Electoral de Zona quien decida, en cada caso, la concurrencia o no de la causa alegada, y contra la denegación solo cabe interponer recurso contencioso administrativo ante el Juzgado de lo Contencioso Administrativo.

Uno de los supuestos de excusa más alegados es la existencia de un evento familiar coincidente con el día de la jornada electoral. La doctrina de las Juntas Electorales de Zona más unánime es conceder la excusa a familiares hasta el segundo grado por consanguinidad, siempre que esté debidamente justificado el evento. En estos casos, es recomendable que el afectado solicite, para ese proceso electoral, el voto por correo (sobre el que trataremos en otro artículo), de modo que se cuente con un medio de prueba más de la imposibilidad de acudir ese día a la mesa electoral, ni tan siquiera a votar.

Remuneración miembros de mesa electoral

Como cualquier cargo público, el de miembro de la mesa electoral (Presidente y Vocal), es un cargo remunerado. A tal fin, se establece una dieta de 62,61 euros a favor de cada miembro de la Mesa que efectivamente ejerza el cargo la jornada electoral. De la misma manera, se goza de un permiso retribuido el día de la jornada electoral para aquel funcionario o empleado por cuenta ajena que coincida con su propia jornada laboral, y una reducción de 5 horas  en su jornada de trabajo  el día inmediatamente posterior (artículo 28 LOREG).

Lo que está vetado es cualquier indemnización de daño o perjuicio, con cargo al Estado, como consecuencia de la frustración de un acontecimiento planificado cuya realización se vea imposibilitada por haber sido designado miembro de una Mesa Electoral.

Alberto Manzaneda

Abogado de Legálitas

Guía Elecciones Generales 26 junio 2016

Hasta seis años de cárcel si una novatada se te escapa de las manos

Muchas novatadas son constitutivas de delitos que pueden llegar a castigarse con diferentes pen ...

leer más

¿Qué ocurriría, desde el punto de vista legal, si un huracán afectase a nuestro país?

¿Quién y cuándo declara que una zona está afectada gravemente por u ...

leer más

Así se reparte la herencia cuando un heredero la obstaculiza

La entrada en vigor de la Ley de Jurisdicción Voluntaria de 2 de Julio de 2015 permite al not ...

leer más