Area privada

Clientes 91 837 38 14 91 837 38 14

¿Aún no eres cliente?

Llámanos 91 151 37 11 91 558 98 48

La excedencia voluntaria y el reingreso del trabajador al puesto de trabajo

22 abril 2014

La Excedencia Voluntaria es aquella en la que el trabajador decide colocarse o no en esta situación de forma voluntaria que tiene por finalidad la atención a intereses personales del trabajador, por lo que se diferencia de otros tipos de excedencias en los que se requiere la existencia de unas concretas causas objetivas para su concesión.

Existen varios tipos de excedencias, todos ellos incardinados en el ámbito genérico de las suspensiones de la relación laboral. La particularidad de esta excedencia voluntaria se encuentra en que el trabajador no tiene la obligación de justificar las razones o motivos que le llevan a instar la excedencia, no necesita que tales motivos sean desvelados ni tampoco se requiere acreditar la certeza de los mismos, existiendo un auténtico derecho subjetivo del trabajador a esta situación.

Sin embargo, hay que precisar que la excedencia voluntaria no está ligada a un derecho del trabajador a la reserva de su puesto de trabajo, sino que lo que esta excedencia otorga al trabajador consiste en un derecho preferente al reingreso en vacante de igual o similar categoría a la suya, que hubiera en la empresa.

Una vez disfrutada la excedencia por el tiempo solicitado por el trabajador, el momento del reingreso ha de ser solicitado previamente por el empleado y el reingreso no tiene por qué producirse en el mismo puesto de trabajo donde el trabajador venía prestando sus servicios con anterioridad a la excedencia, puesto que los tribunales consideran adecuado otro puesto de trabajo de la misma o similar categoría, pues el artículo 39 del Estatuto de los Trabajadores permite la movilidad funcional del trabajador, por lo que el trabajador, en el momento del reingreso puede solicitar y el empresario puede ofrecerle, cualquier puesto de trabajo vacante que haya en la empresa.

Es frecuente que el trabajador solicite el reingreso y la empresa no pueda ofrecerle la reincorporación por falta de vacante disponible, por lo que las expectativas de reingreso para el empleado se prolongarán en el tiempo hasta que exista vacante en la empresa y sea ofrecida al solicitante.

La prueba de que la vacante solicitada no existe en el momento de la solicitud de reincorporación corresponde a la empresa teniendo en cuenta que la plaza del trabajador en excedencia sí pudo ser cubierta por empleados de nueva contratación, siempre que la cobertura de dicha plaza vacante sea previa a la solicitud de reingreso del excedente. Se impide por norma que la solicitud de reingreso del trabajador en excedencia perjudique de alguna manera a la situación de los empleados que pudieran estar ocupando la plaza que el trabajador en excedencia dejó vacante.

En este sentido, se reconoce la posibilidad al trabajador en excedencia, en el caso de tener noticia de puesto de trabajo vacante, de demandar a la empresa reclamando el reconocimiento de su derecho al reingreso.

En la actualidad, es frecuente la situación en la que el reingreso solicitado por el empleado resulta imposible al no existir vacante alguna en la empresa; sin embargo, en los supuestos en los que existiendo vacantes disponibles, la empresa deniega el reingreso al trabajador, tal decisión de rechazo equivale a un DESPIDO, con todas las consecuencias y efectos relativos al pago de las correspondientes indemnizaciones por despido y liquidaciones de haberes pendientes de pago.

Los requisitos para poder disfrutar de la excedencia comprenden que el empleado cuente con una antigüedad en la empresa de al menos un año. En el supuesto de trabajadores que ya hayan obtenido previamente otras excedencias, se precisan 4 años desde el final de la anterior excedencia para poder ejercitar de nuevo este derecho.

El periodo máximo de permanencia en situación de excedencia voluntaria es de 5 años, siendo obligatorio estar en tal situación un mínimo de 4 meses.

Hay que destacar que en la excedencia voluntaria no se acumula la antigüedad durante el periodo de su disfrute, de forma que el empleado no pierde la antigüedad anterior a la solicitud de la excedencia voluntaria, sin embargo, durante el periodo de disfrute de la excedencia su antigüedad no se verá incrementada (queda suspendida).

Desde el punto de vista de la empresa conviene reflezionar si, ante excedentes de personal, se ha de extinguir el vinculo laboral con el empleado excedente que solicita el reingreso, produciendo todos los efectos de un despido, o bien, se ha de prolongar en el tiempo las expectativas vivas de reingreso en la empresa para el momento fututo en el que exista puesto de trabajo idóneo.

Referencia Legal

  • Artículo 46 del Estatuto de los Trabajadores

Y tú... ¿Sabes qué dice la ley sobre competencia desleal?

Seguro que en más de una ocasión has oído en conversaciones la frase “eso ...

leer más
Consulta online sobre contratos de trabajo

Contratar a un empleado ¿Cuánto cuesta?

Para una mejora de la economía es fundamental que las empresas contraten nuevos trabajadores. ...

leer más

¿Eres un falso autónomo?

Con el inicio de las crisis fueron muchos los ciudadanos que se lanzaron a buscar una oportunidad la ...

leer más