¿Qué se puede devolver y qué no en un supermercado?

28 Noviembre 2019

FacebookwhatsappTwitterLinkedInEmail

Son multitud de productos los que se buscan en el hipermercados y otras tiendas de la misma índole. Lo habitual es que no haya imprevistos con los mismos, pero, en ocasiones, estos productos no nos convencen o incluso, si se trata de alimentos, están en mal estado. Y bien: de las compras en un supermercado, ¿qué se puede devolver y qué no? ¿Cuáles son nuestros derechos como consumidores?

¿Puedo devolver alimentos en un supermercado?

En una tienda de productos de alimentación, el poder devolver o cambiar un producto por otro dependerá de la política de cada establecimiento, ya que la ley no obliga a los comercios a permitir cambios ni devoluciones.

Una excepción serían los productos en mal estado, como puede ser un alimento perecedero, por ejemplo, un marisco, ya que no sería apto para el consumo. Por eso, sí se permitiría devolverlos al establecimiento.

En el caso de que la tienda se negara a tramitar la devolución, lo recomendable es, además de reclamar daños y perjuicios, es entregar una hoja de reclamaciones a las oficinas de Consumo. Llegado a esas circunstancias, el comercio podría enfrentarse a un expediente sancionador.

Es importante, asimismo, conservar el tique de la compra para acreditar las circunstancias.

Por otro lado, en la mayoría de los grandes supermercados e hipermercados sí se recogen en su política los cambios y devoluciones de la gran parte de sus productos.

Si te ha quedado alguna duda legal, pregunta GRATIS a nuestros abogados expertos de Legálitas.

 

¿Qué no podré devolver en un supermercado?

Si bien, cuando se hace la compra por internet, existe el llamado derecho de desistimiento para compras a distancia, gracias al cual podremos devolver cualquier producto comprado a distancia sin ningún motivo justificado en los 14 días posteriores a la compra, una excepción la encontramos en productos perecederos, como es lógico, ya que se consideran productos que pueden deteriorarse o caducar con rapidez.

Otros ejemplos de productos que no se pueden devolver son los que vengan precintados y hayan sido desprecintados, los que no sean aptos para devolverse por razones de salud o higiene, así como por protección de derechos de autor.

Por otro lado, tampoco existe derecho de desistimiento con productos que, después de su entrega y debido a su naturaleza, se hayan mezclado de forma indisociable con otros bienes, ni las bebidas alcohólicas, en determinadas circunstancias.

Por último, si en un supermercado compramos revistas o periódicos, estas publicaciones no se podrán devolver, al tratarse de productos de gran periodicidad.

Consumo
FacebookwhatsappTwitterLinkedInEmail

¿Te ayudamos a elegir?

Tenemos un plan para tí. Y siente el poder de contar con un abogado tantas veces como necesites desde 19,99 € al mes. Servicio anual.

Abre el recomendador

Artículos recientes

Podría interesarte