El despido nulo y los salarios de tramitación

20 Julio 2021

FacebookwhatsappTwitterLinkedInEmail

*Contenido actualizado 20 junio 2021.

En el caso de que un despido sea declarado nulo por el juzgado ¿El empresario debe obligatoriamente readmitir al trabajador o puede negarse? ¿Qué ocurrirá si el empresario lo readmite y el trabajador se niega por la tensión que ya puede haber en la relación laboral?


 ¿Qué es un despido nulo?

Los despidos pueden ser calificados como procedentes, improcedentes o nulos.

Es nulo el despido que tenga por móvil alguna de las causas de discriminación prohibidas en la Constitución o en la ley, o bien se produzca con violación de derechos fundamentales y libertades públicas del trabajador.


¿Cuándo se considera un despido nulo?

Será también nulo el despido en los siguientes supuestos:

a) El de las personas trabajadoras durante los periodos de suspensión del contrato de trabajo por nacimiento, adopción, guarda con fines de adopción, acogimiento, riesgo durante el embarazo o riesgo durante la lactancia natural a que se refiere el artículo 45.1.d) y e), o por enfermedades causadas por embarazo, parto o lactancia natural, o la notificada en una fecha tal que el plazo de preaviso concedido finalice dentro de dichos periodos.

b) El de las trabajadoras embarazadas, desde la fecha de inicio del embarazo hasta el comienzo del periodo de suspensión a que se refiere la letra a); el de las personas trabajadoras que hayan solicitado uno de los permisos a los que se refieren los artículos 37.4, 5 y 6, o estén disfrutando de ellos, o hayan solicitado o estén disfrutando la excedencia prevista en el artículo 46.3; y el de las trabajadoras víctimas de violencia de género por el ejercicio de su derecho a la tutela judicial efectiva o de los derechos reconocidos en esta ley para hacer efectiva su protección o su derecho a la asistencia social integral.

c) El de las personas trabajadoras después de haberse reintegrado al trabajo al finalizar los periodos de suspensión del contrato por nacimiento, adopción, guarda con fines de adopción o acogimiento, a que se refiere el artículo 45.1.d), siempre que no hubieran transcurrido más de doce meses desde la fecha del nacimiento, la adopción, la guarda con fines de adopción o el acogimiento.

Lo establecido en las letras anteriores será de aplicación, salvo que, en esos casos, se declare la procedencia del despido por motivos no relacionados con el embarazo o con el ejercicio del derecho a los permisos y excedencia señalados.

6. El despido nulo tendrá el efecto de la readmisión inmediata del trabajador, con abono de los salarios dejados de percibir.

7. El despido procedente convalidará la extinción del contrato de trabajo que con aquel se produjo, sin derecho a indemnización ni a salarios de tramitación.


¿Qué implica un despido nulo?

La declaración del despido nulo tiene como consecuencia la condena al empresario a la inmediata readmisión del trabajador, sin que quepa su sustitución por la indemnización a conveniencia del trabajador.


¿Qué son los salarios de tramitación?

Además de readmitir al trabajador, se le debe indemnizar por el salario que ha dejado de cobrar desde que fue despedido de manera nula.


 ¿En qué momento se cobran?

También deben procederse al abono de los salarios dejados de percibir desde la fecha del despido hasta que la readmisión tenga lugar.  La totalidad de los salarios de tramitación corre a cargo del empresario, en el supuesto de despido nulo. No se aplica la responsabilidad del Estado por el tiempo de tramitación superior a 60 días.


¿Quién es el responsable de abonar los salarios de tramitación?

La empresa será responsable de abonar los salarios de tramitación en este caso.


 Situaciones incompatibles con los salarios de tramitación

En esta cuestión hay disparidad de criterios: por un lado, se considera que cuando el trabajador se encuentra en situación de incapacidad temporal percibiendo la prestación correspondiente, si dicha prestación es inferior al salario del trabajador, la empresa debería abonar las diferencias que se producen por dicho motivo. No obstante, hay un criterio opuesto, en el cual se establece que, como la situación de incapacidad temporal es una suspensión del contrato, no deberían abonarse los salarios comprendidos entre la fecha del despido y la terminación de la situación de incapacidad temporal.


 ¿Como se calculan los salarios de tramitación?

El trabajador debe recibir, en concepto de salarios de tramitación, una cantidad igual a la suma de los salarios dejados de percibir desde la fecha del despido hasta que la readmisión tenga lugar o hasta que se notifique la sentencia, o bien hasta que se haya encontrado nuevo empleo (si tal colocación es anterior a la sentencia), bien sea por cuenta ajena como por cuenta propia. Si el empresario prueba la cantidad percibida, ésta se descuenta de los salarios de tramitación, en caso de falta de prueba de la cantidad percibida, se presume la cuantía del salario mínimo interprofesional.

Cuando como consecuencia de la resolución judicial se produzca la readmisión del trabajador o, incluso, aunque no se produzca por obstrucción del empleador, las cantidades que hubiera venido percibiendo el trabajador en concepto de prestaciones por desempleo se consideran indebidas por causa no imputable al trabajador.

El empresario debe comunicar a la entidad gestora la readmisión en el plazo de 5 días desde que se produjo, y reintegrar a la misma las cantidades percibidas por el trabajador en concepto de prestaciones por desempleo, deduciéndolas de los salarios de tramitación que le pudieran corresponder, con el límite de tal importe. A su vez, debe instar el alta con efectos desde la fecha del despido, cotizando por todo ese período a la Seguridad Social, que se considerará como de ocupación cotizada a todos los efectos.

También ha de descontar la cuantía que el empresario debe reintegrar a la entidad gestora por las prestaciones de desempleo que el trabajador haya percibido con el límite de dichos salarios.

Si se acredita que el trabajador no puede ser readmitido a la empresa por cese o cierre de la misma, se declara extinguida la relación laboral. El trabajador percibirá la indemnización y salarios dejados de percibir.


¿Se puede reclamar el pago al Estado?

Se puede reclamar el pago al Estado cuando la sentencia que declara, por primera vez, improcedente el despido se dicta transcurridos más de 90 días desde la fecha en que se presentó la demanda, el empresario puede reclamar al estado los salarios de tramitación abonados que excedan de tal período de 90 días.


Referencia Legal

  • Artículo 55.5 del Real Decreto Legislativo 1/1995, de 24 de marzo, por el que se aprueba el texto refundido de la Ley del Estatuto de los Trabajadores.

FacebookwhatsappTwitterLinkedInEmail

¿Te ayudamos a elegir?

Tenemos un plan para tí. Y siente el poder de contar con un abogado tantas veces como necesites desde 19,99 € al mes. Servicio anual.

Abre el recomendador

Artículos recientes

Podría interesarte