Si aún no eres cliente,
llámanos GRATIS

900 100 604 900 100 281

o te llamamos AHORA

Un agente especializado contactará contigo lo antes posible de lúnes a viernes de 9.00 a 21:00h.
¡Gracias por confiar en Legálitas! Entendido

o te llámanos nosotros

Llámame

La fianza por un delito

25 noviembre 2013

#Texto revisado julio 2015

La fianza dentro de un procedimiento de naturaleza penal puede responder a dos motivos  básicamente:

-- Fianza establecida por el juzgado o tribunal con el fin de eludir una situación de prisión provisional.

En este caso habiendo decretado el juzgado o tribunal la prisión provisional del imputado a la espera de juicio, puede el tribunal establecer una fianza que permita al imputado sustituir esa situación de prisión provisional por la de libertad provisional hasta la celebración del juicio.

Así el tribunal establecerá la cuantía de la fianza teniendo en cuenta las circunstancias económicas del imputado, así como la gravedad de las penas a imponer por los delitos imputados, la alarma social que hubiere podido generar el hecho delictivo, el riesgo de fuga por parte del imputado, entre otras circunstancias.

Esta fianza podrá ser prestada directamente por el imputado o cualquier otra persona que se preste a ello, y tiene carácter voluntario, siendo devuelta a quien la hubiese prestado en el caso de que el imputado acuda al juicio y requerimientos que pudieren formularse frente a el, no eludiendo por tanto la acción de la justicia, siendo independiente el resultado final del juicio en cuanto a sentencia absolutoria o inculpatoria. Ahora bien, caso de no comparecer al juicio o llamamientos que pudieren producirse por parte del imputado, esa fianza queda retenida, y no se devuelve a quien la prestase hasta que el imputado sea localizado.

La Fianza establecida por el juzgado o tribunal con el fin de asegurar las posibles responsabilidades civiles derivadas del delito.

En este caso la fianza se establece por parte del juzgado o tribunal en cualquier momento del procedimiento anterior a la celebración del juicio, y tiene por objeto asegurar el pago de la responsabilidad civil derivada del delito (el resarcimiento, reparación, restitución del daño causado por el delito) en caso de producirse sentencia condenatoria. Este supuesto tiene por objeto dicho aseguramiento, y por ello se solicita tal fianza sin existir aun condena, evitando así que el imputado pueda distraer bienes de su patrimonio con el fin de evitar el pago de la responsabilidad civil a la que pudiera venir condenado en el procedimiento. En este caso no es voluntaria la prestación de la fianza, se requiere al imputado para prestarla, y de no hacerlo se intenta localizar bienes suficientes del imputado procediendo a su embargo, caso de localizarse, en cuantía suficiente para cumplir el requerimiento del juzgado. De resultar la investigación infructuosa, se declara insolvente al imputado, no teniendo ninguna repercusión en el resultado del procedimiento, pero esa responsabilidad civil que pudiera derivar de una sentencia condenatoria se mantiene vigente, respondiendo el condenado con su patrimonio presente y futuro durante un plazo de 15 años.

Referencia Legal

  • Artículo 528 y siguientes Ley Enjuiciamiento Criminal.

Cómo conseguir ventajas fiscales antes de que acabe el año

Trucos de final de año para ahorrar en el IRPF Llegan estas fechas y son muchas las preguntas ...

leer más
Consulta sobre suministros

Ficheros de morosos: ¿Cómo se entra, cómo se sale, qué derechos tengo?

La Ley de Protección de Datos, en su artículo 29, regula y ampara la existencia de&nbs ...

leer más

Legálitas explica en televisión la fiscalidad de los premios de estas navidades

El pasado 30 de noviembre, Legálitas participó en El Programa de Ana Rosa (Telecinco) ...

leer más