Area privada

Clientes 91 837 38 14 91 837 38 14

¿Aún no eres cliente?

Llámanos 91 151 37 11 91 558 98 48

Trámites para iniciar la separación o divorcio

31 marzo 2016

Muchas personas viven la ruptura matrimonial (separación o divorcio) como algo desolador, desconociendo que la ley puede dar cobertura a cada situación dependiendo de las circunstancias familiares concretas.

De ahí la importancia de poder contar con los expertos que asesoren adecuadamente conforme a cada circunstancias, especialmente cuando hay involucrados intereses superiores como son los hijos, además de los económicos o patrimoniales.

Se debe conocer que, con la reciente modificación del Código Civil y la Ley de Enjuiciamiento Civil introducida por la Ley de Jurisdicción Voluntaria, vigente desde el 23 de julio de 2015, el procedimiento de separación y divorcio se podrá tramitar, además de la tradicional vía judicial, de manera extrajudicial ante notario, en determinados casos. El coste del procedimiento variará dependiendo de si se hace de mutuo acuerdo (ante notario o judicialmente) o de forma contenciosa.

Los pasos a seguir son los siguientes:

1.- Separación o Divorcio de mutuo acuerdo o amistoso:

  • Extrajudicial ante notario. Como adelantábamos, la Ley de jurisdicción Voluntaria introduce una nueva forma de tramitación de la separación/divorcio aunque reservado para las solicitudes de mutuo acuerdo entre las partes, y siempre que no haya hijos menores no emancipados o con la capacidad modificada judicialmente que dependan de sus progenitores. Se trata de una vía rápida y económica a través de la que los cónyuges podrán separarse o divorciarse, pasados tres meses desde la celebración del matrimonio, acudiendo al notario a otorgar una escritura pública, de manera personal y asistidos por un letrado, en la que deberá constar de manera inequívoca su voluntad de separarse/divorciarse y las medidas que regirán los efectos producidos por la separación/divorcio. Entre estos efectos, regulados en el artículo 90 del Código Civil, deben constar aquellos acuerdos relativos a la atribución del uso de la vivienda familiar, la contribución de cada cónyuge a las cargas familiares, y si procede, lo relativo a los alimentos, la pensión a la que pudiera tener derecho uno de los cónyuges por el desequilibrio causado por la ruptura y la liquidación del régimen económico.
  • Judicial. Este procedimiento puede resultar rápido, sencillo y económico, bastando con la presentación de la demanda y del convenio regulador para su posterior ratificación en el Juzgado del ultimo domicilio familiar. Además supone un abaratamiento de costes al permitir que ambos cónyuges actúen representados por un mismo procurador y defendidos por un único abogado.

2.- Separación o Divorcio contencioso:

En el procedimiento de divorcio contencioso la demanda será presentada por uno sólo de los cónyuges, por lo que no se acompañará propuesta de convenio regulador, pero será preciso indicar en la misma las medidas que deban adoptarse respecto de la guarda y custodia de los hijos, el régimen de visitas, las pensiones alimenticia y compensatoria y el uso de de la vivienda familiar, a fin de que sean establecidas por el Juez en la sentencia que decrete el divorcio.

Este procedimiento es más largo y costoso y se seguirá según los trámites del procedimiento verbal, aunque con especialidades. Una vez presentada la demanda, y contestada la misma por el otro cónyuge, el Juez citará a las partes a una vista, a la que deben comparecer ambas con sus abogados y procuradores. Si existieren hijos menores será parte también el Ministerio Fiscal. Una vez celebrada la vista, el Juez dictará sentencia por la que se decrete el divorcio de los cónyuges y se establezcan las medidas que regirán a partir de ese momento las relaciones de los cónyuges y, las de éstos, con sus hijos; y mandará que la misma se inscriba en el Registro Civil. Puede solicitarse también su inscripción en el Registro de la Propiedad o en el Mercantil, si alguno de los cónyuges es empresario.

Estos acuerdos reflejados en la sentencia podrán ser modificados judicialmente en un futuro cuando se alteren sustancialmente las circunstancias a través del procedimiento de modificación de medidas regulado en el artículo 775 de la Ley de Enjuiciamiento Civil.

3.- Del divorcio contencioso al amistoso y viceversa:

Al igual que en el procedimiento de separación, si los cónyuges logran alcanzar un acuerdo durante la tramitación del procedimiento de divorcio contencioso, éste puede transformarse en un procedimiento de mutuo acuerdo, mediante la elaboración y presentación ante el Juzgado de un convenio regulador. Del mismo modo, si iniciado un procedimiento de divorcio por la vía del mutuo acuerdo, alguna de las partes no ratifica ante el Juzgado la demanda y convenio presentados, el procedimiento de mutuo acuerdo se archiva y debe iniciarse un procedimiento de divorcio contencioso.

Referencia legal

  • Art. 769, 770 y 777 de la Ley 1/2000, de 7 de enero, de Enjuiciamiento Civil.

Irene Culebra

Abogada de Legálitas


Cómo reclamar por vía judicial el derecho a ver a los nietos

El 26 de julio se celebra en España, al igual que en otros muchos países, el “D& ...

leer más

Hasta 750 euros de multa por disfrutar en la playa en San Pedro del Pinatar

Si este verano tienes pensado disfrutar de tus vacaciones en San Pedro del Pinatar, desde Legá ...

leer más

Legálitas explica en La Sexta las claves de la polémica sobre los alquileres turísticos

Recientemente, hemos conocido un caso en el que una propietaria ha tenido que ocupar su propia vivie ...

leer más