Area privada

Clientes 91 837 38 14 91 837 38 14

¿Aún no eres cliente?

Llámanos 91 151 37 11 91 558 98 48

Robo de identidad y Protección de Datos en la red

23 noviembre 2017 Cómo actuar en caso de robo o pérdida de documentacion personal y confidencial

Robo de identidad

El robo de bolsos o carteras con documentos como el DNI, carné de conducir o tarjetas de crédito, y el robo de datos confidenciales en los teléfonos móviles o en internet (claves de acceso a los bancos u otros servicios especiales) para suplantar la identidad de otra persona son situaciones frecuentes que pueden llevar a consecuencias graves si no se sabe cómo actuar en el momento.

Cualquier persona puede ser víctima de robo de identidad con compras por internet, alta en contratos de telefonía, pagos con las tarjetas de crédito, contratación de prestamos online, etc.

Los delincuentes no utilizan únicamente internet para acceder a esta clase de información, pueden hacerse con tus datos a través del tradicional "tirón", un método que sigue estando de actualidad, incluso gracias a un despiste, si dejamos olvidados o a la vista nuestros documentos.

La lista de motivos que lleva al robo de datos personales es larga. Encontramos así delitos como:

  • Phising: es una estafa cibernética que consiste en la obtención de información confidencial (contraseñas, número de DNI, datos bancarios, etc.). A través de correos electrónicos, el timador se hace pasar por una persona o entidad de confianza para solicitar registros personales. Las entidades bancarias advierten de forma constante a sus clientes de no facilitar los datos personales por internet para evitar este tipo de estafa.
  • Vishing: en esta modalidad los delincuentes programan llamadas telefónicas con un sistema de mensajes grabados preguntando sobre información financiera privada.
  • Skimming: se refiere a la clonación de tarjetas de crédito por la copia de la banda magnética. Normalmente, suele realizarse en los cajeros automáticos, donde el delincuente puede robar la información y claves de las tarjetas sin necesidad de estar presente.
  • Contratación de préstamos, líneas telefónicas, compras, etc.: Con una simple sustracción del DNI, el estafador es capaz de robar nuestra identidad y  abrir cuentas bancarias, retirar dinero en efectivo, formalizar transferencias, solicitar la apertura de un préstamo, contratar una línea de teléfono o realizar compras a través de Internet, etc. En el caso de pérdida o robo de dicho documento, es aconsejable, después de poner la denuncia ante la policía, consultar el registro de morosos así como los principales buscadores de Internet, por si se hubiera producido una suplantación de personalidad.

Para disminuir el riesgo de exponerse a este tipo de fraudes es aconsejable seguir una serie de pautas:

  • No utilizar los cajeros automáticos en caso de darse cuenta de alguna anomalía como elementos sueltos en el teclado o en la pantalla. Se nos informa constantemente desde la Dirección General de la Policía de lo recomendable que resulta cubrir con la mano el teclado mientras se marca la clave por si hubiera una cámara oculta grabando la numeración.
  • Revisar los movimientos bancarios y los cargos de la tarjera de crédito frecuentemente y notificar con inmediatez cualquier uso extraño a la entidad bancaria.
  • Desconfiar de los correos electrónicos que nos soliciten información personal, incluso cuando el remitente se identifique como una compañía con la que tenemos relación.

En muchas ocasiones, cuando hemos sido víctimas de un robo no tenemos conocimiento de ello hasta que la compañía de seguros, el operador de telefonía, el comercio o el banco comienzan a reclamar pagos atrasados. Por ello, es conveniente seguir una serie pautas tras la pérdida o sustracción del DNI y tarjetas de crédito:

  1. Denunciar ante la policía. Es el camino legal para defenderse de las deudas y fraudes que el ladrón de identidad pueda cometer.
  2. Comunicar del robo a las entidades financieras. Hay que notificarlo a nuestro banco presentando la correspondiente denuncia para que tomen las medidas de seguridad oportunas.

Los peligros que entrañan el robo de documentación confidencial y el caos burocrático que supone para el afectado son realmente graves. Por ello conviene tomar medidas de seguridad y protegerse lo mejor posible.

Protección de datos en la red

Cada vez son más numerosos los casos de robo de datos personales a través de la red como hemos comentado. El objetivo para los piratas informáticos se centra en recopilar información confidencial de los usuarios, como claves de acceso, passwords y otros datos personales. A través del correo electrónico o mensajería instantánea, el estafador se presenta como una persona o empresa de nuestra confianza y solicita nuestros datos personales para actualizarlos o confirmarlos proporcionando un enlace para ello. Aparentemente la web es idéntica a la de nuestro banco, pero en realidad estamos ante una estafa.

¿Qué precauciones debo tener al navegar por internet? Nuestros abogados expertos en robo de identidad y protección de datos recomiendan:

  • Instalar y actualizar un  anti-virus que elimine los Spyware o programas espías.
  • No fiarse nunca de correos, ni llamadas telefónicas, ni páginas web que soliciten introducir o comprobar datos confidenciales.
  • No abrir ningún documento ni enlace desconocido. Podría tratarse de un Spyware.
  • No usar los ordenadores públicos para acceder a los servicios de banca electrónica.
  • Realizar compras online seguras dirigiéndonos a páginas web que tengan certificados de confianza.
  • Utilizar distintas contraseñas para cada sitio web en el que nos registremos. Aunque sea más complicado recordarlas, en el caso de que una de ellas sea descubierta, el delincuente no tendrá acceso al resto.

En caso de robo de datos personales a través de la red es necesario presentar una denuncia lo antes posible para que las autoridades tengan constancia de esa sustracción.

Los delitos más frecuentes cometidos en este area son:

  • La estafa ejecutada a través de medios informáticos: Las conductas más frecuentes son: introducción de datos falsos, alteración de programas de ordenador, utilización de bombas lógicas, caballos de Troya o técnicas como el "salami", que provoca la realización automática de transferencias bancarias, ingresos o reconocimientos de créditos a favor de quien realiza la alteración o delincuente (Art. 248.2 del Código penal)
  • Apoderamiento de dinero utilizando tarjetas de cajeros automáticos: Sucede cuando un tercero utiliza una tarjeta falsificada, pedida o sustraída al su titular:
    • Tarjeta que ha sido previamente encontrada y no devuelta
    • Tarjeta que ha sido sustraída
    • Tarjeta que ha sido obtenida a través del engaño
    • El dinero que se ha obtenido con la tarjeta en el cajero es dinero robado.
  • Manipulación de tarjetas
  • Manipulación de la banda magnética: copiado con técnicas informáticas o copiado a mano de los datos de las tarjetas.
  • Creación ex novo de una tarjeta.
  • Utilización del correo electrónico con finalidad criminal
  • Amenazas. Art. 169 y siguientes del CP
  • Injurias y Calumnias. Art. 205, 208 y 211 del CP
  • Actividades de extorsión. Art. 169, 574 y 243 CP

Marian Rojo

Abogada de Legálitas

Un millón de usuarios han caído en el engaño de la actualización de WhatsApp

Si todavía no has caído en el engaño, cuidado si al entrar en Google Play te ap ...

leer más

Un nuevo malware está secuestrando miles de ordenadores suplantando a Amazon

Un nuevo malware ha sido detectado. En esta ocasión, los ciberdelincuentes, haciéndose ...

leer más

Cuidado si recibes el email “envío de factura”, puede ser un virus

La Policía Nacional, a través de su cuenta oficial de Twitter, ha advertido de un nuev ...

leer más