Fuerza mayor: concepto y causas

21 Marzo 2022

FacebookwhatsappTwitterLinkedInEmail
 

La cancelación de eventos, celebraciones, vuelos o contratos alegando causas de fuerza mayor suele ser frecuente. No obstante, en ocasiones no queda claro qué tipo de causas pueden incluirse como tal, como pueden ser económicas, negligencias o casos fortuitos. Estas son unas claves básicas para entender el concepto de fuerza mayor.

Consulta sin citas previas a un abogado experto en consumo.
Infórmate aquí

Concepto de caso fortuito y fuerza mayor ¿Hay diferencias?

La causa de fuerza mayor es una circunstancia imprevisible e inevitable que altera las condiciones de una obligación. Mientras que caso fortuito hace referencia a un acontecimiento que, aunque también es imprevisible, de haber sido previsto podría haberse evitado. La fuerza mayor se caracteriza por su inevitabilidad, lo que implica que, aunque sea prevista no se pueden evitar sus efectos. 

Como consecuencia de ello, en las situaciones de causa de fuerza mayor significa, los organizadores están exentos de responsabilidad mientras que, en caso fortuito, la responsabilidad se mantiene y debe hacerse cargo de ella.

¿Qué circunstancias deben darse para considerarse fuerza mayor?

Para que una causa sea de fuerza mayor exige que el acontecimiento tenga las connotaciones de imprevisible e inevitable. Inevitable quiere decir que no se tiene la posibilidad de evitar que suceda o que tenga efectos; Imprevisible determina la imposibilidad de prever esa situación.

También se hace referencia a su carácter extraordinario, es decir, que no interviene las voluntades de la persona para que esa situación se origine.

¿Cómo se acredita qué es fuerza mayor?

Es necesario que se pueda acreditar y demostrar la imprevisibilidad e inevitabilidad del suceso para que sea declarado como fuerza mayor.

En este sentido, el Código Civil señala que, fuera de los casos expresamente mencionados en la ley, nadie debe responder de los sucesos que no puedan haberse previsto o que fueran inevitables, aunque se hubieran podido prever.

De esta manera, la cancelación de un determinado contrato o evento por causa de fuerza mayor significa que los organizadores están exentos de responsabilidad, tanto contractual como extracontractual.

Ejemplos de causa mayor o caso fortuito

El ejemplo más claro de una causa de fuerza mayor es un fenómeno meteorológico, como puede ser un terremoto, un huracán o la caída de un rayo. Otros ejemplos de causas de fuerza mayor podrían ser los casos de motines inmediatos, aunque la huelga programada no es considerada causa de fuerza mayor.

¿Qué no es causa mayor? 

No es una causa de fuerza mayor una negligencia, es decir, aquella causa que sí se ha podido prever y evitar. Aquel que causa por acción u omisión un daño a otro, interviniendo culpa o negligencia, estará obligado a reparar el daño que se ha causado.

En ocasiones, las empresas se acogen al concepto de fuerza mayor para minimizar las pérdidas y eximirse de la responsabilidad en el caso de que no pudieran prestar un servicio prometido. No obstante, lo cierto es que no siempre es causa mayor lo que así se afirma.

Benjamín Fornels, abogado | Legálitas
 

Referencia legal:

Real Decreto de 24 de julio de 1889 por el que se publica el Código Civil.

Consumo Ocio Seguros
FacebookwhatsappTwitterLinkedInEmail

¿Te ayudamos a elegir?

Tenemos un plan para tí. Y siente el poder de contar con un abogado tantas veces como necesites desde 19,99 € al mes. Servicio anual.

Abre el recomendador

Artículos recientes