Jaime logra que le devuelvan 400 euros tras sufrir un delito de phishing gracias a Legálitas

13 Octubre 2022

FacebookwhatsappTwitterLinkedInEmail

El phishing es un delito mediante el cual un ciberdelincuente se hace pasar por una empresa o entidad de confianza solicitando a un usuario sus datos personales para posteriormente cometer un fraude, normalmente económico.

Un caso de este tipo es lo que le ocurrió a *Jaime. Nuestro cliente contactó por Facebook con un tercero que vendía piercings para comprar uno de sus productos. La compañía le trasladó que para el envío del piercing debía realizar previamente el pago a través de una transferencia bancaria indicando el alias de usuario en el concepto.

Una vez realizado el pago del producto, Jaime envió el justificante de la transferencia al contacto de la red social quien, para su sorpresa, le respondió que se había equivocado al poner el número de cuenta y que debía volver a realizar el pago. En un segundo intento, ocurrió lo mismo, y nuestro cliente procedió a realizar hasta una tercera transferencia.

Tras repetirse la situación, Jaime se puso en contacto con Legálitas para saber si podía recuperar el dinero que había enviado por equivocación a las cuentas erróneas. La letrada Araceli Durán estudió el caso y comprobó que no había ningún problema con el número de cuenta, sino que estaba siendo víctima de un delito de phishing.

La clave del caso está en que simplemente con poner el alias en el concepto de la transferencia, el número de cuenta ya aparecía automáticamente, por lo que se ponía de manifiesto que podrían no haberse aplicado las medidas de seguridad pertinentes en su sistema informático que podrían evitar este tipo de actuaciones, tal y como establece la normativa bancaria.

De esta manera, la abogada aconsejó a nuestro cliente presentar un escrito de reclamación del dinero transferido a la sucursal y al departamento de fraudes de su entidad bancaria para intentar recuperar los importes de las transferencias, solicitando a su entidad que reclamara a la destinataria la recuperación de los mismos acompañando denuncia de los hechos y el extracto de movimientos.

Finalmente, el banco devolvió a Jaime el importe de las tres transferencias realizadas que ascendía a un total de 400 euros.

Es importante considerar que las entidades bancarias cuentan, en estos casos, con un seguro de responsabilidad civil para cubrir determinadas contingencias.

Si te ha ocurrido una situación similar y no sabes qué hacer ni como reclamar, nuestros abogados te asesoraran durante todo el proceso ayudándote en lo que necesites.  

 

*El nombre de nuestro cliente ha sido cambiado para proteger su identidad.

 #LegálitasCasosReales 

FacebookwhatsappTwitterLinkedInEmail

¿Te ayudamos a elegir?

Tenemos un plan para tí. Y siente el poder de contar con un abogado tantas veces como necesites desde 19,99 € al mes. Servicio anual.

Abre el recomendador

Artículos recientes