Area privada

Clientes 91 837 38 14 91 837 38 14

¿Aún no eres cliente?

Llámanos 91 151 37 11 91 558 98 48

¡Qué no te estafen! Los aspectos legales a tener en cuenta en una derrama

10 octubre 2016

Las derramas o gastos extraordinarios de la comunidad de propietarios son cuotas a pagar por parte de los propietarios de viviendas para hacer frente al pago de un gasto imprevisto que se sale de lo que suele ser el presupuesto ordinario de gastos.

Llegada la hora de hacer frente a la temida derrama, es importante tener en cuenta estas cinco cuestiones legales para poder proteger nuestros derechos en la comunidad de propietarios:

  1. La aprobación de esos gastos extraordinarios debe realizarse en una junta de propietarios y la mayoría exigible varía en función del gasto de que se trate, por ejemplo será necesario el voto favorable de la mayoría de los propietarios, que a su vez, representen la mayoría de las cuotas de participación, para el establecimiento de los servicios de ascensor.
  2. Pese a que de manera habitual esos gastos extraordinarios están dirigidos a sufragar el coste de algún imprevisto, lo cierto es que una derrama también puede ser utilizada para hacer frente a obras de mejora que quizá no tenga ese carácter de urgente o imprevisto.
  3. La Ley de Propiedad Horizontal no recoge cuantía mínima ni máxima para los gastos extraordinarios de carácter necesario, mientras que si se trata de una derrama para poder realizar obras que no se consideren necesarias, que hubieran sido aprobadas por 3/5, si la cuota de instalación excede de 3 mensualidades ordinarias de gastos comunes, el propietario disidente podrá negarse a su pago.
  4. En cuanto a la cuota a abonar, la Ley de Propiedad Horizontal recoge que se realizará según el coeficiente de partición del piso, es decir, en general los metros útiles de la vivienda frente a la totalidad del edificio. Esto puede ser modificado en los Estatutos de la comunidad e indicar que cada vivienda o local pagará la misma cuota, independientemente de los metros cuadrados con los que cuente. Si de la derrama acordada sobrase dinero a la finalización de las obras, lo habitual es que ese dinero quede en la cuenta de la comunidad para hacer frente a futuros imprevistos e intentar de esta manera evitar un nuevo gasto a los vecinos.
  5. Dejamos para el último punto, uno de los asuntos más delicados y que más se producen en las comunidades de propietarios: la negación de uno o varios vecinos al pago de una derrama. Desde Legálitas recordamos que una vez aprobado en junta, dicho acuerdo y aumento de la cuota a pagar es legal y negarse a su pago supondría una situación de morosidad para dicho vecino (salvo lo indicado en el punto 3.) y la comunidad de propietarios puede iniciar un procedimiento judicial para reclamar el pago si así se decide en una nueva junta de propietarios. Antes de llegar a este punto es recomendable solicitar al vecino de forma amistosa que proceda al pago de la derrama.

También puede darse el caso que el propietario de la vivienda tenga alquilado el domicilio o bien esté pensando en poner a la venta su casa.

Ante la primera de las situaciones, es decir, el pago de la derrama en una vivienda alquilada, el Art. 20 de la LAU establece la posibilidad de que el propietario pueda pasar al arrendatario el pago de los gastos de comunidad siempre y cuando así lo acuerden las partes, pero este pacto debe constar por escrito y es necesario que se especifique su importe anual. Ahora bien se entiende que esto se refiere solo a los gastos ordinarios, no a las derramas.

Respecto a qué sucede con las derramas en caso de venta del elemento privativo, el Artículo 17, punto 11 de la LPH establece que las derramas para el pago de mejoras realizadas o por realizar en el inmueble serán a cargo de quien sea propietario en el momento de la exigibilidad de las cantidades afectas al pago de dichas mejoras, es decir, que es conveniente que el comprador se informe bien de la situación, ya que a partir de la firma de la escritura de compraventa, las derramas que se devenguen le corresponderían al comprador y pueden ser importantes, pensemos por ejemplo en la instalación de un ascensor. Por eso es muy importante que el acuerdo de las partes al respecto se refleje claramente en la Escritura.    

piso-dividido

¿Se pueden Impugnar los Acuerdos de la Comunidad?

Tras una Junta de Propietarios, pueden surgir reticencias por las decisiones tomadas en esa reuni&oa ...

leer más

Multas a las que te enfrentas por superar los límites de ruido

Al contrario de lo que es creencia popular, en España existen diferentes normativas, tanto a ...

leer más

¿Sabes con qué vecino podrías tener problemas legales este verano?

El “experto en barbacoas”, el “fiestero” del quinto, el “due&ntil ...

leer más