Si aún no eres cliente,
llámanos GRATIS

900 100 604 900 100 281

o te llamamos AHORA

Un agente especializado contactará contigo lo antes posible de lúnes a viernes de 9.00 a 21:00h.
¡Gracias por confiar en Legálitas! Entendido

o te llámanos nosotros

Llámame

La letra que no puede ser tan pequeña

01 marzo 2016 Consulta sobre suministros

Hasta el pasado mes de junio de 2014, los contratos firmados por los consumidores contenían un gran volumen de información en la conocida como “letra pequeña” o “condiciones de uso y servicio”. Un texto a un tamaño tan pequeño que era casi imposible de leer debido a la gran cantidad de información ofrecida a un tamaño que en muchas ocasiones llegaba a ser menor a un milímetro.

En cuanto al requisito del tamaño de la letra se introduce una modificación al Real Decreto 1/2007, aplicable a los contratos celebrados a partir del 13 de junio de 2014, pero no a los anteriores. Desde esa fecha, se dijo adiós a la letra pequeña, debiendo tener un tamaño nunca inferior a un milímetro y medio.

Esta medida afecta a todos aquellos contratos que incluyan clausulas no negociadas de forma individual, así como todos aquellos contratos que promueva la Administración Pública  y empresas dependientes de la Administración. Estos contratos deberán cumplir con el requisito de accesibilidad y legibilidad, de forma que permita al consumidor y usuario el conocimiento previo a la celebración del contrato sobre su existencia y contenido. En ningún caso se entenderá cumplido este requisito si el tamaño de la letra del contrato fuese inferior al milímetro y medio o el insuficiente contraste con el fondo hiciese dificultosa la lectura

Los consumidores tienen derecho a recibir un contrato cuyas clausulas estén redactadas de forma clara, sencilla, con una letra cuyo tamaño no sea inferior a un milímetro y medio y siempre con el contraste suficiente que permita una fácil lectura. La normativa de consumo ha exigido siempre que la información figure con caracteres legibles, fácilmente visibles e indelebles.

Con Legállitas Protección Familiar cuentas con asesoramiento jurídico ante cualquier problema de tu vida diaria. En tu faceta como consumidor, con Legálitas Protección Familiar estarás protegido en todas tus compras, recibiendo asesoramiento legal en materia todo lo relacionado con reclamaciones, precios, horarios, etiquetado de productos, operaciones de venta a distancia, derecho de devolución o desistimiento, compras online que no llegan, garantías, productos defectuosos, etcétera. Protege tus derechos como consumidor con Legálitas.

¿Quién paga ahora los daños de los incendios?

¿Hasta dónde llegan los seguros? Las hipotecas obligan a suscribir un seguro de i ...

leer más

Esto es todo lo que te puedes (o no) llevar de un hotel

Es difícil afirmar que nadie ha sentido la tentación en más de una ocasió ...

leer más