Area privada

Clientes 91 837 38 14 91 837 38 14

¿Aún no eres cliente?

Llámanos 91 151 37 11 91 558 98 48

Antes de firmar un contrato de renting ¡Lee la letra pequeña!

25 mayo 2015

El contrato de renting o alquiler de vehículos a largo plazo en el que se incluyen los servicios accesorios relacionados con el uso y disfrute del camión, furgoneta o coche arrendado. Hasta hace poco, el renting estaba destinado principalmente a las grandes flotas, pero ahora las empresas dedicadas al alquiler de vehículos a largo plazo están poniendo su foco en las pymes y autónomos.

Si estás pensando en dejar el coche particular para el uso privado y optar por un vehículo para el negocio, seguramente tu opción sea el renting, ya que el objetivo de este servicio es facilitar la utilización de un determinado bien en las mejores condiciones, sin su adquisición en propiedad.

Antes de dar el paso y firmar el contrato, es importante leer las condiciones del contrato, para saber a qué gastos te enfrentas, tus derechos y obligaciones como arrendatario. El autónomo o pyme que se decide por contar con un vehículo en renting para su actividad profesional debe estar atento a la póliza del seguro que va a firmar.

Roberto Rodriguez, abogado de Legálitas, explicó para “El Confidencial” que es muy importante atender a las coberturas e indemnizaciones tanto de ocupantes del vehículo como de los propios conductores, ya que según el abogado de Legálitas “el propietario y el titular del seguro es el renting, por lo que se preocuparán más de las coberturas del vehículo y menos de las personas”.

Antes de firmar, se deben conocer las coberturas que incluye en seguro de renting y qué quedaría excluido. Cada compañía incluye y excluye de su condicionado coberturas diferentes, por lo que se torna fundamental que un experto lea el condicionado y nos explique qué estamos aceptando.

Muchas de esas pólizas excluyen, por ejemplo, la asistencia sanitaria. De contratar una póliza sin esta cobertura y de producirse un accidente fuera del horario de trabajo, este no se consideraría accidente laboral y la Seguridad Social podría reclamar a la empresa.

Una vez firmado el contrato, y a cambio de una contraprestación económica mensual, el arrendatario podrá despreocuparse de todo lo relacionado con las reparaciones, el pago de los impuestos, el seguro o el mantenimiento del vehículo. Es por esto, por lo que también muchas compañías de renting incluyen en el contrato una cláusula destinada a evitar el mal uso del vehículo por parte del arrendatario del mismo.