Area privada

Clientes 91 837 38 14

¿Aún no eres cliente?

Llámanos 91 151 37 11

¿Tengo que seguir pagando si la empresa está en quiebra?

08 octubre 2014 Juicio por Reclamación de Rentas

El proceso concursal es aquel al que se ve avocada una empresa en caso de que no pueda cumplir regularmente sus obligaciones. Tiene como principal efecto judicializar los impagos de la empresa, de manera que todas las deudas queden debidamente inventariadas, se intente un acuerdo de viabilidad con los acreedores y, de no prosperar, liquidar la empresa vendiendo sus bienes para pagar a los acreedores, según las reglas previstas en la Ley Concursal.

Lo esencial para todos los acreedores es estar muy al tanto de la situación de la empresa deudora, y consultar y verificar periódicamente si esa empresa deudora ha sido declarada en concurso. En tal caso, se publicará en www.boe.es y en www.publicidadconcursal.es,  disponiéndose del plazo de un mes para comunicar el crédito a la administración concursal. Lo habitual es que estos administradores concursales habiliten una página web donde los acreedores pueden consultar el avance del procedimiento y así estar informados en tiempo real.

Regla especial en caso de contratos de financiación vinculados

Existe una regla a tener en cuenta en el caso de que se haya financiado el servicio o bien prestado o vendido por la empresa concursada. En estos supuestos, y siempre que se trate de una financiación vinculada, que la venta y el crédito formen una única operación, o que, dicho de otro modo, el consumidor no se haya buscado la financiación por su cuenta sino que haya aceptado la propuesta por el vendedor en colaboración con una entidad financiera, el consumidor podrá oponer frente a la financiera las mismas excepciones que tuviera frente al prestador del servicio. Esto significa que podrá dejar de pagar tanto como haya sido el incumplimiento de la empresa.

Este supuesto se ha visto muy frecuentemente en los casos de contratos de financiación de curso de formación de duración anual o similar, en los que la quiebra de la academia ha permitido a los alumnos dejar de pagar las cuotas a partir del momento del cierre.