Mikel logra devolver un vehículo en mal estado y recuperar los 2.000 euros abonados gracias a Legálitas

12 Diciembre 2022

FacebookwhatsappTwitterLinkedInEmail

Al comprar un coche de segunda mano, bien sea a un particular o a una compraventa profesional, se deben revisar a fondo la documentación del vehículo y, por supuesto, el contrato de compraventa para evitar posibles sorpresas a posteriori. Asimismo, es conveniente que el cliente conozca sus derechos como consumidor también en la adquisición de productos de segunda mano.

Un ejemplo de este tipo es lo que le ocurrió a *Mikel. Nuestro cliente había adquirido un vehículo de segunda mano a un profesional de compraventa de vehículos de segunda mano. A los días de la compra, tras circular unos kilómetros, el coche comenzó a dar fallos en dos piezas importantes y en el taller le indicaron que no era apto para circular sin realizar la pertinente reparación de los fallos. Reparación cuyo importe estaba en torno al valor de compra del coche.

A este percance, hay que añadir que el compraventa en ningún momento facilitó a Mikel un contrato de la compraventa ni ningún otro documento que certificase la compra. Nuestro cliente solo tenía una factura de la gestoría del momento en el que fue a recoger la documentación en que aparecen los datos del vehículo, pero en la que no constaban ni el nombre del compraventa profesional ni los datos de la operación.

Ante su desconcierto, Mikel se puso en contacto con Legálitas para conocer cómo proceder y si se podía solicitar la devolución del dinero. Nuestros abogados estudiaron el caso y enviaron un burofax a la persona que figuraba en la factura que le habían dado a Mikel. El compraventa profesional reaccionó y facilitó a nuestro cliente una copia del contrato de compraventa.

Con esa información, se envía una reclamación a la gestoría que había inscrito el vehículo a nombre de nuestro cliente indicando que no solo le habían vendido un vehículo no apto para la circulación, sino que había irregularidades en la operación como, por ejemplo, la factura sin el concepto de IVA, la inscripción en el registro general de trafico sin la firma del cliente, etc. que podía dar lugar a otro tipo de reclamaciones administrativas.

Tras el envío de este burofax, el abogado de la otra parte contacta con Legálitas y se lleva a cabo un procedimiento de conciliación tras el que se acuerda rescindir el contrato y devolver el dinero del vehículo a nuestro cliente, un total de 2.000 euros.

Si te ha ocurrido una situación similar y no sabes qué hacer ni como reclamar, nuestros abogados te asesoraran durante todo el proceso ayudándote en lo que necesites. 

 

*El nombre de nuestro cliente ha sido cambiado para proteger su identidad.

 #LegálitasCasosReales 

 

FacebookwhatsappTwitterLinkedInEmail

¿Te ayudamos a elegir?

Tenemos un plan para tí. Y siente el poder de contar con un abogado tantas veces como necesites desde 20,99 € al mes. Servicio anual.

Abre el recomendador

Artículos recientes