Un cliente recupera un local comercial que tenía en alquiler gracias a Legálitas

26 Mayo 2022

FacebookwhatsappTwitterLinkedInEmail

Los casos de inquilinos que se niegan a abandonar un local comercial hasta agotar la fecha de desahucio son comunes. Por ello, cada vez son más las personas que se ponen en contacto con los abogados de Legálitas para que les orienten sobre cómo actuar en caso de impago por parte de los inquilinos de sus locales alquilados.

Esto es lo que le sucedió a *Carmen, una clienta que tras el fallecimiento de su padre heredó un local comercial que estaba alquilado a un profesor de artes marciales. Carmen contactó con el inquilino para notificarle que el contrato llegaba a su fin y que, por tanto, debía abandonar el local. No obstante, el inquilino, por su parte, alegaba que no se le había avisado en tiempo y forma, y se negaba a abandonarlo alegando que el contrato se había prorrogado un año más.

Pero además de negarse a irse, el inquilino también debía parte de la renta a la propietaria, ya que muchos meses no cumplía con el pago de alquiler y, cuando lo hacía, abonaba con retraso la cantidad que consideraba oportuna.

Al encontrarnos en situación de pandemia por la COVID-19, María Florida Castañeda, abogada de Legálitas, estudió el caso y recomendó a la clienta que intentará llegar a un acuerdo con la otra parte para conseguir la entrega de llaves, en vez de interponer un desahucio.

Durante la negociación, el inquilino, que seguía negándose a irse, amenazó a Carmen con demandarle porque el local tenía varias humedades que ocasionaron desperfectos en el suelo provocando la caída de los niños durante las clases de artes marciales. Ante esta situación, nuestra clienta da parte al seguro y consigue que la propia comunidad de vecinos arregle los daños al ser un problema de la bajante del edificio.

Tras un largo proceso de negociaciones, finalmente, nuestra clienta llega a un acuerdo con el inquilino, que procedió al pago de la renta atrasada al completo, dándole a cambio siete meses más de permanencia en el local, hasta alcanzar su jubilación como profesor. Cumplido el plazo, el inquilino abandona el local dejándolo en perfecto estado.

Gracias a la actuación de Legálitas, Carmen recuperó toda la deuda pendiente del inquilino y se ahorró el dinero del pleito y del problema ocasionado por las humedades del local y, lo más importante, logro que el inquilino se fuese del local.

Si te encuentras en una situación similar y tienes cualquier duda sobre cómo actuar ante la negativa de un inquilino a abandonar un local alquilado, nuestros abogados de Legálitas te asesorarán durante todo el proceso ayudándote a resolver el problema.

 

*El nombre de nuestro cliente ha sido cambiado para proteger su identidad.

 #LegálitasCasosReales 

Casos reales alquiler
FacebookwhatsappTwitterLinkedInEmail

¿Te ayudamos a elegir?

Tenemos un plan para tí. Y siente el poder de contar con un abogado tantas veces como necesites desde 19,99 € al mes. Servicio anual.

Abre el recomendador

Artículos recientes