Síndrome del trabajador quemado o “burnout”: ¿Puedo pedir una indemnización?

28 junio 2019

Muchas personas se han visto afectadas en algún momento u otro de su vida laboral por uno o varios síntomas de lo que se conoce como desgaste profesional, o “estar agotado” a causa del trabajo.

Aunque ha sido ahora cuando la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha reconocido el síndrome del trabajador quemado como un fenómeno ocupacional, muchas personas pueden sufrir o haber sufrido estas circunstancias desde hace tiempo, debido a estrés y alta presión en el trabajo que causan una fatiga y malestar crónicos en el trabajador, algo que va mucho más allá de estar cansado o tener un día intenso.

En este artículo, desde Legálitas te explicamos las principales claves que debes conocer sobre el síndrome del trabajador quemado y sus consecuencias y medidas en el trabajo:


Síntomas del síndrome del trabajador quemado:

¿Cómo saber si sufres de “burnout” o síndrome del trabajador quemado? Aunque es normal para todos sentir cansancio o desmotivación en momentos puntuales de nuestra vida laboral, existen algunos síntomas que son indicativos de que se sufre desgaste laboral significativo. Estos síntomas pueden ser, entre otros:

  • Fatiga crónica e insomnio.
  • Dificultad para concentrarse y baja productividad en el trabajo.
  • Depresión y ansiedad.
  • Frustración o irritabilidad y sentimientos negativos hacia el trabajo.
  • Síntomas físicos como dolores musculares, pérdida de peso o falta de apetito.

No obstante, lo mejor es que un experto valore la situación, por ejemplo, en primer lugar, acudir al médico para que nos dé un diagnóstico objetivo de la situación.

En España, no se considera el síndrome del trabajador quemado como una enfermedad derivada del trabajo. Sin embargo, sí existe jurisprudencia sobre este asunto, ya que existen sentencias que reconocen el agotamiento profesional que algunos llaman “burnout” como un accidente profesional.

Si, como trabajador, se logra demostrar que este síndrome viene derivado de la prestación de servicios, las posibles prestaciones que se pueden derivar (incapacidad temporal o incapacidad permanente) se considerarían contingencias profesionales. 

El empleador podría incurrir en responsabilidad por no respetar las normas de prevención de riesgos laborales.

 


¿Podría obtener una indemnización por tener “burnout” o síndrome del trabajador quemado?

Como hemos explicado, si se acredita que estos síntomas se tratan efectivamente de contingencias profesionales, estaríamos ante una posible indemnización por daños y perjuicios que ha causado la situación. Por otro lado, las sanciones al empresario podrían incluir un recargo de prestaciones de un 30 o 50%.

La Inspección de Trabajo y la Seguridad Social podría imponer al empresario sanciones administrativas por una inobservancia de la normativa en materia de Prevención de Riesgos Laborales que ha desembocado en una patología, enfermedad o, en definitiva, un daño para el trabajador.

 

Descubre aquí lo que LEGÁLITAS puede hacer por ti y los tuyos

Compartir artículo

Elecciones en día laborable: ¿Puedo ir a votar si tengo que trabajar?

Elecciones en día laborable: ¿Puedo ir a votar si tengo que trabajar?

El próximo martes 4 de mayo se celebrarán las próximas elecciones a la ...

¿Puede una empresa descontar las pausas de café y cigarrillo de un empleado?

Un tema controvertido en muchas empresas es cómo regular correctamente los horarios y las ...

cartel del desayuno jurídico

Las fundaciones ONCE y Legálitas analizan el acceso universal a la vivienda

Un nuevo desayuno jurídico pondrá de manifiesto los problemas que ciertos ...

Vista de la escalera en una piscina

Derramas en las comunidades de vecinos: esto es lo que debes saber

Con la llegada del buen tiempo y las restricciones existentes, muchos ciudadanos ...

Guirlanda luces de navidad

Sanciones por fiestas ilegales 2021: ¿Qué multas existen por cada comunidad autónoma?

#LEGÁLITASCONTIGO | NOTICIAS CORONAVIRUS Todas las semanas vemos en la televisión ...

Legálitas.com

Llámanos GRATIS

900 100 604 900 100 281 ¿Ya eres cliente? 91 112 04 05 ¿Ya eres cliente? 91 112 04 05
¿Quieres que te llamemos ahora GRATIS?

Llámame gratis