Prohibición de actividades peligrosas en la Comunidad

08 Febrero 2013

FacebookwhatsappTwitterLinkedInEmail

Se consideran actividades peligrosas las que afectan a la integridad de la finca o sus ocupantes, como las actividades que tengan por objeto fabricar, manipular, expender o almacenar productos susceptibles de originar riesgos graves por explosiones, combustiones, radiaciones u otros de análoga importancia para las personas o los bienes.

Son actividades peligrosas reglamentadas entre otras: la fabricación, manipulación y venta de explosivos, las materias inflamables en viviendas, los almacenes de productos inflamables al por mayor como los químicos, los abonos nitrogenados, o los artículos de droguería, perfumería y limpieza, así como los depósitos de películas, la industria e instalaciones petrolíferas, los garajes y estaciones de servicio, el empleo de la energía nuclear. Un ejemplo de este tipo de actividades peligrosas es la fabricación o almacenamiento de productos para la realización de fuegos artificiales dentro de una vivienda o local que forme parte de un edificio.

Si bien cada actividad debe considerarse aisladamente , según el caso concreto, hay una serie de actividades expresamente consideradas peligrosas, y no está autorizada la realización de actividades que entrañen peligros en edificios destinados a viviendas, por instalación de materiales inflamables o explosivos.

Se prohíbe instalar almacenes al por mayor de artículos de droguería, perfumería, limpieza, productos químicos y abonos nitrogenados, cuando sean de naturaleza inflamable o explosiva. Si llegan a instalarse, en todo caso, estarán dotados de medios preventivos de incendios y extintores.

En caso de instalación de estudios de rodaje y depósitos de películas de naturaleza inflamable, deben estar separadas por muros incombustibles de suficiente espesor y altura, de forma que no haya riesgo de propagación de incendios.

FacebookwhatsappTwitterLinkedInEmail

¿Te ayudamos a elegir?

Tenemos un plan para tí. Y siente el poder de contar con un abogado tantas veces como necesites desde 19,99 € al mes. Servicio anual.

Abre el recomendador

Artículos recientes