Si aún no eres cliente,
llámanos GRATIS

900 100 604 900 100 281

o te llamamos AHORA

Un agente especializado contactará contigo lo antes posible de lúnes a viernes de 9.00 a 21:00h.
¡Gracias por confiar en Legálitas! Entendido

o te llámanos nosotros

Llámame

La Mediación Familiar

17 febrero 2014

Podemos definir la mediación como un proceso de solución de conflictos en el que interviene un tercero imparcial y neutral. El mediador ayuda a dos partes a llegar a una solución de su conflicto, conociendo las causas y consecuencias de dicho conflicto. La ley contempla diversas áreas donde procede resolver los conflictos por medio de una medición que evite un confrontamiento judicial.

Las principales características de la mediación son:

• Es voluntaria y flexible: las personas que se encuentran en un proceso de mediación deciden iniciarlo o finalizarlo de forma totalmente voluntaria. • Debe ser neutral e imparcial: En este sentido, el mediador no puede posicionarse ni a favor ni en contra de ninguna de las partes, ni puede imponer su criterio en la toma de decisión. • Autodeterminación: Son las personas implicadas en el proceso quienes dan opciones y soluciones alternativas para la resolución del conflicto. • Confidencial: La información utilizada en un proceso de mediación no puede ser utilizada fuera de dicho proceso.

La vía de mediación que nos ocupa es la familiar. La mediación familiar puede darse en casos de nulidad, separación, divorcio, atención y educación de los hijos, pago de la pensión de alimentos, así como en conflictos entre familiares de cualquier grado para poner fin a un proceso judicial o simplificarlo. Podrán solicitar la mediación familiar los matrimonios o parejas de hecho, así como las personas que tengan descendientes comunes aunque no sean pareja de hecho. También podrán acudir a la mediación familiar aquellas personas con vínculo familiar hasta tercer grado.

Además, podrán optar por la mediación familiar personas adoptadas o acogidas, así como sus familias biológicas, de adopción o acogida. Por último, podrán utilizar esta vía los tutores legales.

El mediador citará a las partes en conflicto para una reunión inicial. Ambas partes expondrán en dicha reunión los motivos del conflicto y los motivos por los que acuden a la mediación.

Por su parte, el mediador les expondrá sus derechos y deberes, así como las características y principios de la mediación y les informará de la conveniencia de utilización en el proceso de otros profesionales para que estos redacten los acuerdos a los que se llegue.

En cuanto a la duración de este proceso, será el mediador quien fije un tiempo estimado de duración del proceso, sin que exceda de los tres meses desde que se levante acta inicial. Podrá existir una prorroga en el proceso, que debe ser concedida por la Delegación Provincial y nunca podrá ser superior a tres meses.

Nos podemos plantear entonces cuál es la diferencia entre el acuerdo de mediación y la sentencia judicial. Pues bien, la principal diferencia es que el acuerdo de mediación obliga únicamente de forma moral, sin poder exigir que se ejecute ante los tribunales en caso ser incumplido por alguna de las partes. En cambio, la sentencia judicial tiene fuerza legal y si se incumple, las partes podrán exigir su cumplimiento por la vía de ejecucion de títulos judiciales ante el mismo juzgado que dictó la resolución.

Sin título Imagen Sxc / mari171

¿Cómo reclamar la devolución de los gastos de mi hipoteca?

*Actualización 19 de octubre de 2018 El Tribunal Supremo estudiará si rectifica su dec ...

leer más

¿De quién sería la responsabilidad si hoy se cambia en directo la letra de la canción de Mecano en Operación Triunfo?

La responsabilidad será del infractor, en este caso probablemente de la productora, salv ...

leer más

Nos vamos a divorciar. ¿Quién se queda con el perro?

Cuando un matrimonio termina, existen muchos dilemas a tener en cuenta: desde cuánto cuesta u ...

leer más