Legálitas logra resolver un contrato ilícito firmado de forma unilateral por un solo administrador mancomunado de la sociedad

08 Noviembre 2022

FacebookwhatsappTwitterLinkedInEmail

Los conflictos entre socios suelen ser habituales, especialmente, en aquellas empresas de índole familiar debido a la confianza que existe entre los miembros, pues se pueden provocar situaciones en la que alguno de estos se extralimite en sus funciones.

Para evitar, en la medida de lo posible, la aparición de conflictos, por muy buena que sea la relación con nuestros socios, Legálitas recuerda que cualquier contrato, trámite o procedimiento que involucre a la sociedad debe ser gestionado y aprobado por quienes tienen encomendada la gestión de la empresa para que sea legal.

Un caso de este tipo es lo que le ocurrió a *Maribel. Nuestra cliente y su hermano Juanma tienen una sociedad familiar de la que son socios al 50%, además, ambos son administradores mancomunados, es decir, que cualquier decisión relacionada con la gestión de la sociedad debía estar previamente acordada de forma conjunta pues se exige la firma de ambos en cualquier contrato, trámite o procedimiento. 

Los hermanos heredan un coto privado de caza y, en un momento dado, Juanma arrienda el coto por su cuenta, sin contar con la decisión y firma de Maribel, a un tercero para toda la temporada de caza, firmando además con el inquilino un contrato de alquiler en calidad de administrador de la sociedad.

Cuando Maribel se enteró, se puso en contacto con nuestros abogados para saber si su hermano había actuado correctamente y conocer sus derechos como socia y administradora mancomunada. La letrada Raquel Rodriguez estudió el caso y constató que Juanma había actuado indebidamente, pues un administrador mancomunado no puede actuar de forma unilateral.

De esta manera, la abogada envió, por un lado, un burofax a Juanma, el socio y administrador que se había extralimitado en sus funciones, indicándole que no había actuado correctamente, lo que invalidaba el contrato y, por otra parte, al inquilino del coto señalando que el contrato de alquiler que había firmado no era válido porque no estaba firmado por los dos hermanos, animándole a que reclamase el importe que había pagado en concepto de alquiler a Juanma.

Asimismo, la abogada recomienda a la cliente que se debe poner el caso en conocimiento de Seprona, Servicio de Protección de la Naturaleza, para impedir al inquilino realizar alguna actividad el día que comenzase la temporada de caza, ya que la finca no había sido alquilada legalmente.

Finalmente, desde Legálitas hemos logrado resolver el contrato de arrendamiento consiguiendo así una resolución favorable para nuestra cliente.

Si te ha ocurrido una situación similar y no sabes qué hacer ni como reclamar, nuestros abogados te asesoraran durante todo el proceso ayudándote en lo que necesites. 

 

*El nombre de nuestro cliente ha sido cambiado para proteger su identidad.

 #LegálitasCasosReales

FacebookwhatsappTwitterLinkedInEmail

¿Te ayudamos a elegir?

Tenemos un plan para tí. Y siente el poder de contar con un abogado tantas veces como necesites desde 19,99 € al mes. Servicio anual.

Abre el recomendador

Artículos recientes