Area privada

Clientes 91 837 38 14 91 837 38 14

¿Aún no eres cliente?

Llámanos 91 151 37 11 91 558 98 48

Los conductores profesionales se protegen ante una posible retirada del carné de conducir

25 agosto 2015

Furgonetas, camiones o motocicletas, son además de un medio de transporte, un medio de vida para muchas personas. La pérdida del carné de conducir para los conductores profesionales supone un importante revés para todos aquellos trabajadores, especialmente autónomos, que tienen como oficio la conducción de un vehículo.

Por esto, el 50% de las scooters, el 43 % de los camiones y el 34% de las furgonetas disponían a finales del año 2013, según la Memoria social del seguro 2014, de cobertura ante la pérdida del carné de conducir, frente al 32% en las pólizas de seguros de turismos.

A la finalización del año 2013, el 29% de los conductores en nuestro país contaban con una cobertura que les protegiera frente a una posible pérdida del carné, desde la gestión de los trámites con las autoescuelas autorizadas a la realización de los cursos necesarios para recuperar el carné, hasta el subsidio por retirada del permiso de conducción.

Legálitas es consciente de la necesidad de protección de los conductores y por ello ofrece un subsidio de hasta 1.000 euros mensuales durante seis meses, Información sobre cursos y autoescuelas para la recuperación de puntos y solicitud de convocatoria de examen, así como el abono del propio curso de recuperación del permiso de conducción y de las tasas de examen asociadas.

Este es un problema real entre los conductores en nuestro país, y es que solo en el año 2013, fecha de referencia de la Memoria publicada por UNESPA, 2.767 conductores fueron indemnizados por la pérdida del carné de conducir.

Legálitas también piensa en autónomos y pymes que cuenten con vehículo, dando respuesta a todos los asuntos que puedan surgir relacionados con los vehículos de los que disponen, ya sea en propiedad, o en régimen de renting o leasing, gestionando la inscripción en la autoescuela para la recuperación del permiso de conducir. Incluyen, asimismo, la defensa en delitos contra la seguridad vial, para que en los momentos más complicados los conductores no tengan que hacer un desembolso de dinero.

En el caso de los conductores profesionales, de serles retirada la licencia deberán esperar tres meses hasta volver a conducir cuando se trate de la primera ocasión en la que les es retirado el carné de conducir o seis meses si, en el plazo de tres años, vuelve, nuevamente, a perder la vigencia de su autorización.

Recordar, además, que en todos los casos, transcurrido el plazo marcado de retirada del carné, se deberá realizar un curso de sensibilización y reeducación vial y superar el  correspondiente examen para poder volver a conducir. Ponerse al volante con el permiso retirado es castigado con pena de prisión de tres a seis meses o con la de multa de doce a veinticuatro meses o con la de trabajos en beneficio de la comunidad de treinta y uno a noventa días, según recoge el Código Penal en su artículo 384.