Area privada

Clientes 91 837 38 14

¿Aún no eres cliente?

Llámanos 91 151 37 11

Las empresas ante el arbitraje de consumo

24 abril 2014 Contrato

Como en anteriores post de nuestro blog ya comentamos, el arbitraje de consumo es el sistema extrajudicial de resolución de conflictos entre los consumidores o usuarios y los empresarios a través del cual, sin formalidades especiales y con carácter vinculante y ejecutivo para ambas partes, se resuelven las reclamaciones de los primeros frente a los segundos.

Las empresas no están obligadas a adherirse al Sistema Arbitral de Consumo, pero sí es aconsejable porque refuerza la confianza de los consumidores en la empresa que tiene el distintivo de adhesión al sistema, ya que saben que en caso de conflicto podrán resolverlo de forma rápida, eficaz y gratuita, sin necesidad de acudir a los tribunales.

Si a lo largo de la vida del negocio surje alguna controversa con clientes y se acude al sistema arbitral, como en un juicio, la documentación es muy importante. La empresa debe presentar todas las pruebas de las que se disponga. Recuerde que el arbitraje está compuesto por tres partes, consumidor, empresario y el órgano arbitral, el cual es imparcial, así que y con las pruebas que se aporten se pretende hacer costar la realidad de la reclamación.

Es aconsejable acudir al acto de audiencia pese a que no es obligatorio, ya que aquí el órgano arbitral decidirá la resolución de la reclamación, una vez han examinado la documentación aportada y las manifestaciones efectuadas. Recalcar que es necesario acreditar la representación que tiene la persona designada para asistir por parte de la empresa.

El órgano arbitral emitirá un laudo arbitral, que es de obligado cumplimiento para ambas partes, por lo que es obligatorio que la empresa cumpla con dicho laudo, de lo contrario el consumidor podrá acudir a la vía judicial mediante el procedimiento de ejecución y será un juez quien obligue a la empresa a cumplir el laudo arbitral.

Por último, aunque no menos importante, recordar que no cabe recurso ante el laudo arbitral, salvo por los motivos que indica la Ley de Arbitraje.