Area privada

Clientes 91 837 38 14

¿Aún no eres cliente?

Llámanos 91 151 37 11

Las Compras a Plazos

28 marzo 2014

En ocasiones se escucha la idea, no poco extendida, de realizar las compras a plazos pues, si luego no se está conforme con el producto, se pueden suspender los pagos y eso servirá de presión al establecimiento.

Esa idea no se ajusta a la realidad legal. En efecto, si no se está conforme con un producto adquirido, es nuestro derecho hacer valer la garantía; sin embargo, de ningún modo debe suspender los pagos que tenga aplazados, si está financiados a través del correspondiente acuerdo de financiación.

En los contratos pueden pactarse distintas formas de pago, bien al contado bien mediante precio aplazado, siendo hoy por hoy muy frecuentes, en este último supuesto, la financiación de los pagos a través de una empresa distinta al establecimiento vendedor.

En efecto, en el ámbito del comercio, aplazada una compra, en el 99% de los casos ese aplazamiento viene realizándose mediante la financiación, de modo que el cliente comprador que quiere aplazar el precio celebra dos contratos:

  1. Contrato principal: contrato de compraventa (p.ej. de equipo de música)
  2. Contrato accesorio: contrato de financiación
En los que intervienen tres partes:
  1. Establecimiento que vende
  2. Cliente que compra 
  3. Y financiera que paga al contado el precio al establecimiento y que adquiere el derecho de cobro frente al cliente deudor.
Debe quedar claro entonces que:

  1. El cliente pagará el precio aplazado, no al establecimiento sino a la financiera.
  2. El cliente no puede oponer a la financiera las quejas y reclamaciones por la falta de conformidad con el producto comprado al establecimiento.
Conclusiones:
  1. Se evidencia que en esta situación dejar de pagar las cuotas financiadas no va a ser ninguna fórmula de presión al establecimiento, pues él ya cobró el precio.
  2. Ante el impago de las cuotas será la financiera quien podrá poner en marcha contra el deudor los mecanismos de recobro, iniciando contra él acciones de reclamación que pueden llegar a la vía judicial, tendentes a cobrar la deuda existente, más los intereses y costas que se devenguen.
Sin título Imagen Sxc / waider

Diferencias entre crédito y préstamo bancario

Hay términos que, coloquialmente, se utilizan como sinónimos pero que no son tales. En ...

leer más

¿Qué se consideran “causas de fuerza mayor” y qué supone para el viajero?

En los últimos días estamos viendo como los medios de comunicación se est&aacut ...

leer más

Los chiringuitos de playa también tienen responsabilidades

Ir a la playa y pedir una paella o unos bocadillos en sus chiringuitos. Parece un plan perfecto para ...

leer más