Area privada

Clientes 91 837 38 14

¿Aún no eres cliente?

Llámanos 91 151 37 11

Deducciones en la Declaración de la Renta 2013

05 mayo 2014

¿Qué me puedo desgravar este año en la Declaración de la Renta?

Los cambios más importantes en el IRPF para el año 2013 son, en primer lugar, que las ganancias y pérdidas patrimoniales generadas en menos de un año se integrarán en la renta general del IRPF (desde el año 2007 hasta ahora se integraban en la renta del ahorro) y, en segundo lugar, que desaparece la deducción de vivienda habitual para las adquisiciones que se realicen a partir del 1 de enero del año 2013.

 1. Deducción por vivienda habitual. Nos podemos deducir tanto los gastos de la compraventa, como el capital y los intereses del préstamo hipotecario, y los seguros de vida e incendios. De todas las deducciones IRPF 2013 es la que más nos ayudará a reducir la cuota, pero desaparece para aquellos que compren su vivienda a partir del 1 de Enero de 2013.

Se elimina la deducción por adquisición de vivienda habitual, excepto para aquellos contribuyentes que la hubieran adquirido antes del 1 de enero de 2013 o satisfecho cantidades antes de esta fecha para la construcción de la misma (o también para su rehabilitación o ampliación) podrán seguir aplicando dicha deducción.

Respecto a las cuentas vivienda cuyo saldo no se haya destinado, a 31 de diciembre de 2012, a la adquisición de la primera vivienda habitual y no haya transcurrido el plazo de 4 años para ello, el titular podrá optar por:

  •  Destinar su saldo a la adquisición de la vivienda habitual dentro del plazo de 4 años desde la primera aportación, si bien la propia compra no le generará ninguna deducción adicional en tanto se realizará a partir del 1 de enero de 2013. En caso de incumplimiento de esta obligación deberá devolver las deducciones practicadas hasta el año 2012, más los correspondientes intereses de demora.

2. Deducción por alquiler, de la que pueden beneficiarse tanto arrendador, si alquila a vivienda a menores de 30 años, como arrendatario si su base imponible es inferior a 24.107,20 euros.

Con carácter general, el inquilino, al hacer la declaración de la renta 2013 puede deducirse el 10,05% de la totalidad de los pagos en concepto de alquiler, con muchos matices, en función de la base imponible, que vamos a analizar:

  • Base imponible inferior a 17.707,20 euros. La deducción por alquiler de vivienda en el IRPF 2013 será del 10,05% hasta un límite de 9.040 euros.
  • Base imponible entre 17.707,20 y 24.107,20 euros. A la base imponible hay que restarle los 17.707,20. El resultado se multiplica por 1,4125. El resultado se resta a 9.040 euros, y a la cantidad resultante se le aplica el 10,05%.
  • Base imponible superior a 24.107,20 euros. En estos casos no hay derecho a deducción por alquiler de vivienda en el IRPF 2013.
En cualquier caso algunas Comunidades Autónomas establecen importes superiores para la deducción por alquiler de vivienda en el IRPF 2013.

3. Deducción por rehabilitación de vivienda habitual, siempre y cuando tenga por finalidad la eficiencia energética, supresión de barreras arquitectónicas o la utilización de energías renovables, entre otros supuestos.

Se podrán deducir en la declaración del IRPF las cantidades destinadas a la realización de obras de mejora si se cumplen cualquiera de los siguientes requisitos:

  • Que las obras hayan sido calificadas o declaradas como actuación protegida en materia de rehabilitación de viviendas, según la normativa vigente.
  • Que tengan por objeto la reconstrucción de la vivienda mediante consolidación y el tratamiento de las estructuras, fachadas o cubiertas y otras análogas y que el coste global de las operaciones de rehabilitación exceda del 25% del precio de adquisición si se hubiese efectuado ésta durante los dos años anteriores a la rehabilitación, o en cualquier otro caso, del 25% del valor de mercado que tuviera la vivienda en el momento de la rehabilitación.
  • A estos efectos, se descontará del precio de adquisición o del valor de mercado de la vivienda, la parte proporcional correspondiente al suelo.
  • Que el contribuyente hubiera satisfecho cantidades para la realización de obras de rehabilitación de su vivienda habitual con anterioridad a 1 de enero de 2013 y que las obras estén terminadas antes de 1 de enero de 2017. antes de 1 de enero de 2017.
  • En general, se puede deducir el 15% de las cantidades invertidas en el año para la adquisición o rehabilitación de vivienda habitual hasta un máximo de 9.040 € anuales (con o sin financiación ajena).Teniendo en cuenta este porcentaje, se puede desgravar hasta un máximo de 1.356 € anuales.
4. Deducciones por donativos. Dependiendo de a qué entidad realicemos la donación, el porcentaje de deducción será del 10, 20 o 30%.

5. Deducción por nacimiento de hijos de madres trabajadoras. Podemos optar por solicitar el pago anticipado a razón de 100 euros mensuales durante 3 años, o deducirnos 1.200 euros en nuestro IRPF 2013.

6. Deducción por planes de pensiones. La cantidad a deducir depende de la edad del contribuyente. las aportaciones que haya realizado durante 2013 desgravan entre el

25% y el 52% dependiendo de la Comunidad Autónoma en la que resida. El límite de la

desgravación son 10.000 € para menores de 50 años y 12.500 € para los mayores de 50 años

 7. Desgravaciones por Hijos, el primer concepto que conviene aclarar a la hora de abordar el tema de las desgravaciones por hijos en la declaración de la renta es el "mínimo personal y familiar". Bajo este nombre, Hacienda denomina la cantidad de dinero que el contribuyente en cuestión y su familia necesitan para satisfacer sus necesidades básicas y que, por tanto, no está sujeta a tributación.

Este "mínimo personal y familiar" del declarante está formado por la suma del mínimo personal del contribuyente (5.151 euros anuales si es menor de 65 años, aunque la cuantía puede incrementarse en hasta 1.122 euros adicionales en función de la edad), más los mínimos por descendientes (los hijos, que nos ocupan en este artículo), los mínimos por ascendientes y por discapacidad.

Lo interesante es que ese mínimo personal y familiar sea lo más alto posible porque sirve para reducir la base imponible (se resta).

Serán considerados descendientes, los hijos, nietos y bisnietos (por línea de consanguinidad o adopción). También se puede aplicar el mínimo por descendientes si el contribuyente tiene a un menor en tutela o acogimiento. En cambio, Hacienda no considera descendientes a los que tengan vínculo de parentesco en línea colateral (sobrinos) o de otro tipo, como hijastros.

Pero no se trata únicamente de tener descendientes para poder recurrir a esta figura fiscal. Estos deben de cumplir una serie de requisitos, que son los siguientes:

  • El hijo o descendiente debe ser menor de 25 años, salvo en el caso de descendientes discapacitados con un grado de minusvalía igual o superior al 33 por 100.
  • Debe vivir en la misma casa que el contribuyente.
  • El descendiente no debe haber ganado más de 8.000 euros anuales.
  • El hijo en cuestión por el que se quiere aplicar el mínimo por descendiente no debe haber presentado declaración del IRPF si tiene rentas superiores a 1.800 euros (aunque existen una serie de excepciones).
Deducciones IRPF 2013

Legálitas Dinero

Renta 2016: Consejos a la hora de hacer la declaración de la renta

En plena campaña de la renta 2016 son muchos los contribuyentes que se preguntan cómo ...

leer más

Cómo reclamar la plusvalía si vendiste tu casa con pérdidas

El TC en sentencia de 11 de mayo declara inconstitucionales varios artículos de la Ley d ...

leer más

Renta 2016: Novedades y errores a evitar

Comienza la campaña de la renta 2016 y como todos los años, son muchos los contribuyen ...

leer más