Area privada

Clientes 91 837 38 14 91 837 38 14

¿Aún no eres cliente?

Llámanos 91 151 37 11 91 558 98 48

Disminuyen los divorcios y aumentan los problemas para costear la pensión de alimentos de los hijos

15 octubre 2013

El Observatorio Legálitas constata que el número de divorcios ha disminuido en España en más de un 20% con respecto a los años anteriores a la crisis. La bajada de los salarios y la pérdida del empleo causan que un gran número progenitores, separados o divorciados, soliciten que se les reduzca la cantidad asignada para la pensión de alimentos a sus hijos.

Según Luis Delgado Giménez, abogado de Legálitas: “Son muchas las cuestiones que se nos plantean en torno  a la pensión de alimentos: cuantía, qué conceptos abarca, hasta cuándo se paga, se puede modificar, el impago, etc…

 

En la legislación española no existe ningún baremo obligatorio al que deba ajustarse el juez a la hora de fijar la pensión de alimentos. Puede, por tanto, fijar su cuantía concreta conforme a su criterio,  por supuesto  siempre dentro de los márgenes de la ley”.

El Observatorio de Legálitas  también detecta un aumento considerable de más de un 15 por ciento sobre las reclamaciones por retrasos en los pagos de las pensiones por parte de algunos progenitores. Facturas de colegio, actividades extraescolares, ropa o recibos que antes no se reclamaban, ahora forman parte de los problemas que nos transmiten nuestros clientes.

Luis Delgado Giménez, abogado de Legálitas afirma: “De forma orientativa, la cuantía de la pensión de alimentos depende fundamentalmente de dos circunstancias: De los ingresos de la persona que está obligada a abonarlos y de las necesidades del beneficiario.

En cuanto a qué gastos están incluidos dentro de la pensión, se entiende por alimentos todo lo que es indispensable para el sustento propiamente dicho (la comida, el alojamiento, el vestido y la asistencia médica). También se incluyen dentro del concepto de los alimentos: la educación e instrucción cuando se establecen en favor de menores o de mayores de edad que no han terminado su formación”.

La Ley obliga a los hijos que reciben pensión por parte de sus progenitores a la acreditación de su aprovechamiento y pueden ser privados de esta pensión si no estudian, ni trabajan por motivos que les sean imputables. Se puede suprimir esta pensión mediante la solicitud de un Procedimiento de Modificación de Medidas.

Se exceptúa en el caso de un hijo no pueda obtener los rendimientos esperados en su formación por causa de una enfermedad o una discapacidad.

Según el abogado de Legálitas, Delgado Giménez: “En principio, los alimentos a los hijos deben satisfacerse hasta que los menores alcanzan la mayoría de edad, ahora bien, si después de cumplir esta edad continúan estudiando o carecen de  medios de subsistencia propios, los hijos podrán exigir alimentos hasta que sean capaces de valerse por sí mismos”.

Consulta sobre suministros

Ficheros de morosos: ¿Cómo se entra, cómo se sale, qué derechos tengo?

La Ley de Protección de Datos, en su artículo 29, regula y ampara la existencia de&nbs ...

leer más

Si te toca una cesta en el Sorteo de Navidad, deberías pagar a Hacienda por ella

No es lo mismo la cesta ganada en un sorteo que la entregada por la empresa como regalo. Una se ...

leer más

Importantes novedades sobre las hipotecas multidivisa

Novedades sobre las hipotecas multidivisa Acabamos de conocer una importante sentencia del Tribunal ...

leer más