Area privada

Clientes 91 837 38 14 91 837 38 14

¿Aún no eres cliente?

Llámanos 91 151 37 11 91 558 98 48

La conveniencia de presentar concurso de acreedores ante una situación de insolvencia

02 enero 2014

Ante una situación prolongada que lleve a no poder hacer frente a las deudas, es posible estudiar la viavilidad de presentar un concurso de acreedores.

En base a lo establecido Ley 22/2003, de 9 de julio, Ley Concursal (Articulo 5), como deudor debe solicitar la declaración de concurso dentro de los dos meses siguientes a la fecha en que hubiera conocido o debido conocer su estado de insolvencia. A la solicitud debe acompañarse diversa documentación entre la cual cabe destacar la referentcia al estado civil del deudor, es decir, si el deudor es persona casada; debe indicar en la memoria la identidad del cónyuge, con expresión del régimen económico del matrimonio: régimen de gananciales, separación de bienes, comunidad o cualquier otro.

Ello lleva como consecuencia que en el caso de la sociedad de gananciales o cualquier otro de comunidad de bienes se integrarán a la masa los bienes correspondientes a dicha sociedad. En dicho supuesto el cónyuge del concursado puede solicitar la disolución de la sociedad o comunidad conyugal y el juez puede acordar la liquidación o división del patrimonio que debe llevarse de forma coordinada con el convenio que se haya aprobado o la liquidación que se produzca.

Para el supuesto de las personas físicas o naturales la ley prevé un procedimiento simplificado, denominado abreviado, que también se aplica en algunos supuestos de personas jurídicas. Una vez acordado el procedimiento abreviado los plazos previstos en la Ley se reducen a la mitad.

Durante la tramitación del concurso el deudor persona natural tiene derecho a alimentos con cargo a la masa activa. En caso de intervención su cuantía y periodicidad serán las que acuerde la administración concursal y, en caso de suspensión, las que autorice el juez, oídos el concursado y la administración concursal. En este último caso, el juez, con audiencia del concursado o de la administración concursal y previa solicitud de cualquiera de ellas, podrá modificar la cuantía y la periodicidad de los alimentos.

La declaración de concurso provoca determinados efectos sobre los acreedores. Respecto a las personas físicas los créditos o deudas hipotecarios son los más habituales.

Respecto a éstos debemos resaltar que se produce la paralización de las ejecuciones de garantías reales. Los acreedores con garantía real no podrán iniciar la ejecución o realización forzosa de la garantía hasta que se apruebe un convenio cuyo contenido no afecte al ejercicio de este derecho o transcurra un año desde la declaración de concurso sin que se hubiera producido la apertura de la liquidación. Si las actuaciones citadas ya se han iniciado se suspenderán desde que la declaración del concurso conste en el correspondiente procedimiento y podrán reanudarse en los términos previstos anteriormente. Respecto a los intereses queda suspendido el devengo de los mismos respecto a las deudas ordinarias pero dicha suspensión no opera respecto a los créditos con garantía real que serán exigibles hasta donde alcance la respectiva garantía.

Cómo conseguir ventajas fiscales antes de que acabe el año

Trucos de final de año para ahorrar en el IRPF Llegan estas fechas y son muchas las preguntas ...

leer más
Consulta sobre suministros

Ficheros de morosos: ¿Cómo se entra, cómo se sale, qué derechos tengo?

La Ley de Protección de Datos, en su artículo 29, regula y ampara la existencia de&nbs ...

leer más

Legálitas explica en televisión la fiscalidad de los premios de estas navidades

El pasado 30 de noviembre, Legálitas participó en El Programa de Ana Rosa (Telecinco) ...

leer más